Depende de las mujeres ¬ęsalvar la econom√≠a brit√°nica¬Ľ

El resumen diario semanal destaca los cinco artículos de opinión principales del Reino Unido y los medios internacionales, con extractos de cada uno.

1. Alexandra Phillips en el Daily Telegraph

sobre el ¬ępoder femenino¬Ľ necesario para salvar la naci√≥n

Depende de nosotras, las mujeres, salvar la economía británica

‚ÄúLa recesi√≥n inminente provocar√° muchas v√≠ctimas, siendo los hombres las principales v√≠ctimas, que representan las tres cuartas partes de quienes corren el riesgo de perder sus trabajos. Esto se debe en parte al hecho de que a las mujeres se les paga mucho menos y es m√°s probable que trabajen a tiempo parcial, lo que a√≠sla los factores de los despidos. Sin embargo, est√° claro que a medida que cede la recesi√≥n, las mujeres representan una importante oportunidad de mercado y deben ser fundamentales para estimular la recuperaci√≥n. Si Dishy Rishi realmente quiere hacernos desmayar por √©l, puedo sugerirle que convierta la recuperaci√≥n verde en recuperaci√≥n femenina. Imag√≠nense lo m√°s saludable que ser√≠a nuestra econom√≠a si realmente tuvi√©ramos el mismo salario en un mundo que acepta nuestros poderes de persuasi√≥n en lugar de ridiculizarlos. Con una noche de mujeres todas las noches, recuperaremos la econom√≠a en poco tiempo ¬ę.

2. Aditya Chakrabortty en The Guardian

en aquellos que cuidar a nuestros seres queridos

Los trabajadores de la salud relacionados con el coronavirus enfrentan una elección terrible: vivir en la pobreza o arriesgarse a matar a su paciente

‚ÄúEl plan de prestaciones por enfermedad del Reino Unido es el m√°s ruin del mundo industrializado. Cuando est√°s enfermo, normalmente puedes tartamudear durante un d√≠a laboral y aun as√≠ ganar dinero, pero hacerlo ahora significa que corres el riesgo de propagar la muerte. ¬ęMe veo obligado a tomar una decisi√≥n¬Ľ, dice. [care worker] Gracia. ‘O vivo en la pobreza o mato a mi cliente’ … Los trabajadores de la salud han pasado los √ļltimos tres meses arriesgando sus vidas para proteger a los seres queridos de otras personas, pero su industria ha pasado d√©cadas priv√°ndolos de sus derechos laborales, estatus y profesionalismo dignidad. Al igual que en las plantas procesadoras de alimentos, los centros de distribuci√≥n y las f√°bricas textiles, todo esto sucedi√≥ frente a nosotros: ministros de gobierno, periodistas y p√ļblico. La prestaci√≥n por enfermedad por pobreza y el cr√©dito universal nunca han sido suficientemente buenos, pero mientras solo afectaran a esos trabajadores, no se hizo nada. Ahora esas precarias condiciones laborales representan una amenaza letal para el resto de nosotros: la pregunta es, ¬Ņqu√© haremos con ellas? ¬Ľ

3. Rachel Shabi en The Independent

sobre la preservación del espíritu Covid británico

Si no encuentra un esca√Īo pol√≠tico, el colectivismo de la cuadra ser√° arrasado como tiza en el pavimento

‚ÄúUn colectivismo extraordinario surgi√≥ en respuesta a la pandemia. La mera idea del bloqueo, del sacrificio personal por el bien com√ļn, es en s√≠ misma un acto de colectivismo. Hemos visto a miles de grupos de ayuda mutua Covid-19 crecer r√°pidamente en todo el pa√≠s, 750.000 se inscribieron para convertirse en voluntarios del NHS y otros se movilizaron para ayudar a los bancos de alimentos o apoyar los programas de comidas calientes para el personal del hospital. Los tabloides se burlaban de los ¬ęcovidiots¬Ľ, pero mucho m√°s mundano era la gente dispuesta a ayudar en una crisis, actuar juntos y ser parte de algo m√°s grande. Sin embargo, nuestras prioridades cambiantes y nuestro nuevo sentido de comunidad no tienen voz en el clima pol√≠tico actual. El llamado a un cambio radical surge de las bases, pero se necesita un impulso parlamentario y pol√≠ticos para hacer volar estas ideas en nuestro suministro de aire.

4. Phoebe Danziger, practicante pediatra, en el New York Times

convencer a los escépticos sobre las vacunas

Una vacuna contra el coronavirus no funcionar√° si la gente no la toma

‚ÄúComo pediatra, conozco a todo tipo de padres que tienen dudas sobre las vacunas en general; muchos me han dicho que no confiar√°n en una vacuna contra el coronavirus y que ni ellos ni sus hijos la tomar√°n, al menos a corto plazo. Cuestionan la seguridad de una vacuna desarrollada en un tiempo acelerado y a la sombra de la presi√≥n pol√≠tica, una preocupaci√≥n tambi√©n planteada por expertos pro-ciencia y en vacunas. Algunas familias incluso creen en la teor√≠a de la conspiraci√≥n de que se implantar√°n microchips en la vacuna. Como muestran los repetidos brotes de sarampi√≥n, no hemos hecho un gran trabajo al abordar las preocupaciones de la gente sobre las vacunas. Y si no aprendemos de nuestra respuesta fallida, un programa de vacunaci√≥n contra el coronavirus estar√° condenado al fracaso ¬ę.

5. David Aaronovitch en The Times

sobre lidiar con nuestros prejuicios

Lo siento Keir, el entrenamiento del sesgo inconsciente es una tontería

‚ÄúLa verdad es que nuestros prejuicios son mayoritariamente conscientes y no nos avergonzamos de ello. ¬ŅQui√©n necesita entrenamiento en prejuicios inconscientes cuando eligen a sabiendas a un presidente como Donald Trump? ¬ŅAlguna vez se sinti√≥ como algo m√°s que un golpe contra la igualdad racial o de g√©nero? Nadie que vot√≥ por un hombre que dijo ¬ęT√≥malos por el co√Īo¬Ľ ignoraba lo que estaban haciendo. Y como pronto descubrir√° Sir Keir, entrenar su inconsciente no le ayudar√° a lidiar con el hecho de que ¬ędesmantelar a la polic√≠a¬Ľ es un lema est√ļpido que la mayor√≠a de la gente considera ¬ęno d√© dinero a la polic√≠a¬Ľ y, por lo tanto, ha ganado apoyo leg√≠timo. Es una buena idea confrontar sus propios prejuicios conscientes, prejuicios y suposiciones previas. Una sociedad en la que las personas aprendan conscientemente unas de otras y no tengan miedo de cambiar de opini√≥n es saludable. Sigue existiendo un principio fundamental de que, a menos que seas un sadomasoquista, debes tratar de tratar a los dem√°s como te gustar√≠a que te trataran a ti. La conciencia y la conciencia deben marchar juntas. No necesitas un programa de entrenamiento para ense√Īarte. ¬Ľ

Nuestra puntuación
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)