Hay pruebas científicas de la existencia irrefutable de Dios

La existencia de un ser supremo que controla todo en el universo es un concepto que se ha discutido siempre desde que el hombre es hombre y ha tenido sus adeptos y contrarios en todo momento. Pero cuando se tiene fe y una percepción amplia y consciente, se puede deducir hasta con el uso de la propia ciencia, la existencia indiscutible de la presencia divina y permanente de Dios, con argumentos sostenibles hasta por destacados científicos del mundo.

Creer en Dios es un acto de fe muy personal que se da en muchas culturas en distintas épocas de la humanidad. Este concepto divino de un ser supremo que controla todo en la Tierra y el Universo, que mantiene un equilibrio perfecto y que está presente en todas las actividades y cosas que se hacen, nace desde que el hombre es hombre y se ha mantenido siempre con sus discusiones por parte de creyentes y detractores.

Son muchos los alegatos de cada parte y es muy comprensible que en cualquiera pueda surgir el normal sentimiento de ¬ęno entiendo‚ÄĚ, que muchas veces puede llenar la mente de dudas, que pueden llegar a ser dif√≠ciles de resolver.

Sin embargo, hay argumentos, razonados y muy concretos, apoyados hasta por destacados científicos de talla mundial que han comprobado la existencia irrefutable de Dios y que dan por descartadas las teorías atribuidas al azar como elemento creador de todo lo que existe en el Universo.

La existencia de Dios plantea cuestiones filosóficas que se basan en argumentos metafísicos, antropológicos, empíricos y gnoseológicos, que pueden llevarse al campo científico cuando se hacen ciertas deducciones, de manera que llegan a la conclusión cierta de que en efecto puede haber un ser supremo detrás de todo lo que existe.

Las matem√°ticas lo comprueban

Hay cient√≠ficos que han manifestado p√ļblicamente creer en la existencia de Dios y que han desarrollado diversas teor√≠as que confirman su existencia, entre ellos, el connotado matem√°tico franc√©s Pierre Lecomte Du No√ľy (1883-1947), quien con algunos complicados c√°lculos demostr√≥ sus argumentos.

√Čl aseguraba que con hacer algunos c√°lculos matem√°ticos se pod√≠a demostrar la imposibilidad de explicar c√≥mo es que hay vida en la Tierra, por lo que s√≥lo quedaba la teor√≠a de que detr√°s de todo hubiera un ser superior magn√°nimo, o sea Dios.

Lecomte Du No√ľy, al hacer sus complicados c√°lculos demostr√≥ que para que se creara una mol√©cula de disimetr√≠a 0.9, la posibilidad ser√≠a de 2,02 x 10 elevado a menos 321, y el tiempo para eso que sucediera ser√≠a de 10 elevado a 243 mil millones de a√Īos; y considerando que la edad del sol es de 5 x10 elevado a la 20 segundos, habr√≠a sido imposible, que por simple azar se crear√° tan solo una mol√©cula, y mucho menos la vida.

Por lo explicado anteriormente, el cient√≠fico franc√©s estableci√≥ que la √ļnica forma posible, es que detr√°s del complicado mecanismo que es el Universo, exista una fuerza superior que haya dado forma a todo. Solo queda Dios.

Tal como explica también Virchok, reconocido biólogo de la antigua URSS, quien plantea que solamente hay dos posibilidades para explicar la vida en la Tierra: la creación o la generación espontánea, aunque la generación espontánea no es científica y nunca se podrá demostrar, debido al rechazo por principios sobre Dios.

Otras apreciaciones

Son muchos los cient√≠ficos que han aceptado y reconocido la existencia de Dios, hasta el propio Albert Einstein en algunas ocasiones lo expres√≥ p√ļblicamente, as√≠ como otros tantos que hasta llegaron a desarrollar ideas muy convincentes y claras al respecto.

Hugh Ross, astrof√≠sico canadiense, es uno de estos destacados cient√≠ficos que han defendido la existencia de Dios. Entre sus tantos testimonios aseguraba que hay m√°s de una decena de pasajes diferentes en la Biblia, en diversidad de formas verbales hebreas, que refieren sobre Dios ‘extendido de los cielos’. Esto significa, seg√ļn argumenta, que se habla no de manera figurativa, sino literal sobre que Dios expande el Universo.

Ross consider√≥ que la Biblia revela a trav√©s de sus ense√Īanzas, y con poder predictivo, la existencia de Dios, por todas las evidencias que este documento sagrado expone miles de a√Īos antes, lo que va mucho m√°s all√° de la teor√≠a del Big Bang u otras hip√≥tesis que otros cient√≠ficos hayan manejado con el paso del tiempo.

De igual manera, es oportuno mencionar el trabajo de investigaci√≥n del f√≠sico brasile√Īo¬† Marcelo Gleiser, quien ha dedicado gran parte de su vida en la ciencia a demostrar que la ciencia y la religi√≥n no son enemigas. Califica como una completa tonter√≠a el hecho de que cient√≠ficos, incluso famosos, se basan en la premisa de que la cosmolog√≠a explica el origen del Universo y el todo, dejando de lado a Dios.

También los filósofos griegos, entre ellos Sócrates y Platón, cinco siglos antes de Cristo, con sólo aplicar el razonamiento descubrieron que Dios debe ser uno, espiritual, sin cambios, fuera de cualquier medida de espacio o tiempo, muy simple, y que explicaba el por qué de todo.

Premisas que comprueban la existencia de Dios

Más allá de cualquier afirmación científica, hay varios conceptos y premisas que se basan en la fe y que confirman fácilmente la existencia de Dios:

  • No solo existe, es que es.
  • No es solo que todo lo que existe es creado por Dios, sino que a trav√©s de √Čl y por √Čl subsiste.
  • Dios es la causa de todo, sin √Čl nada existir√≠a, es lo obvio, y lo obvio no necesita demostraci√≥n.
  • Si no hubiera la existencia de Dios nada podr√≠a existir, por cuanto de la nada no puede surgir nada.

En conclusión para creer en Dios solo basta la fe y entender que nada de lo que existe en el mundo habría sido posible sin la presencia de un ser superior que pudiera crear el milagro de la vida, y eso solo es explicable, incluso científicamente, con la existencia de Dios, tal como lo han planteado estudiosos en todo el mundo a lo largo de la historia de la humanidad.

Solo hay que abrir el corazón y la razón, y dejar que ese ser supremo que es Dios entre y también haga milagros en tu vida. Es muy fácil, tan solo debes creer que lo demás se da solo.