Maquinaria, suministros y mobiliario de calidad son esenciales en un negocio de hostelería

Todo aquel que desee entrar al sector de la hostelería necesita realizar una importante inversión inicial para llevar su proyecto al éxito. Es necesario adquirir la maquinaria necesaria para el local, además de un mobiliario de calidad que no solo sea cómodo, sino que represente el ambiente del lugar.

El sector de la hostelería es uno de los más rentables en todo el mundo, debido a su gran alcance. Si la comida es buena, los clientes vendrán solos, pues estos locales suelen ser muy atractivos para salir a comer en momentos especiales. En este sentido, la demanda es grande.

Sin embargo, es importante saber que se necesitan muchas cosas para montar el emprendimiento de manera adecuada. Dependiendo del tipo de comida que se quiera servir, se necesitará adquirir una maquinaria diferente para poder asegurar una preparación rápida de los platos, sin dejar a un lado la calidad.

Además, resulta necesario contar con muebles de hostelería que no solo cumplan su función, sino que le den un ambiente agradable al local. Todo esto teniendo en cuenta el espacio que van a ocupar, buscando que sean prácticos y cómodos.

Es preciso contar con una tienda de confianza que venda todos los suministros hosteleria que puedan llegar a hacer falta, de manera que lo mejor es que todo esté disponible en un solo lugar. Esto será necesario no solo durante el inicio del negocio, sino durante su funcionamiento, para así reemplazar los elementos deteriorados o hacer una renovación cuando sea necesaria.

Cocinas, freidoras, fogones, hornos, y otros equipos más, serán necesarios para preparar los alimentos de manera rápida y eficiente. Al  mismo tiempo, se necesitarán mesas, sillas y taburetes resistentes, que encajen con el estilo decorativo del hogar. Es ideal hacer una lista y comprar las cosas poco a poco, hasta lograr tener todo lo necesario para poder abrir el local.

Hornos, fogones y refrigeradores

Abrir un local de hostelería requiere una inversión inicial relativamente grande, dependiendo de la comida que se quiera preparar y del tamaño del proyecto. Los equipos necesarios variarán dependiendo de estos factores, además de la capacidad para su uso que tengan.

La maquinaria hosteleria básica con la que cuentan la mayoría de los locales son: hornos, freidoras, cocinas, refrigeradores y algunos más similares. Dependiendo del tipo de negocio que se tenga, se pueden comprar otros equipos, como por ejemplo cortadoras de carne, vitrinas, dispensadores de bebidas, entre otros. 

Para aquellos locales especializados en bollería y dulces, se puede contar también con máquinas de helado y de chocolate. Por otra parte, los emprendedores que hayan proyectado tener un negocio de comida más ligera, pueden decantarse por tostadoras de pan y cafeteras.

La oferta es bastante amplia, por lo que resultará preciso que cada emprendedor tenga claro qué es lo que busca conseguir con su proyecto. De este modo, podrá hacer una lista con la maquinaria necesaria para levantar el negocio.

También vale la pena tener en cuenta que cada negocio tendrá un tamaño distinto, y tendrá que atender a un número diferente de personas al mismo tiempo. Lo ideal es empezar con la maquinaria justa para poder trabajar, y luego ir creciendo, comprando más equipos. De esta manera, se podrá ir progresando, y poco a poco, tener un mayor rendimiento.

Un tipo de maquinaria bastante útil, y que es de gran utilidad para una gran parte de los locales de hostelería, son los fogones de gas. Son bastante versátiles, pues permiten cocinar una gran cantidad de platos, sobre ellos se pueden utilizar ollas o sartenes, entre muchos otros utensilios de cocina.

Su funcionamiento con gas les ofrece un gran número de ventajas frente a los fogones eléctricos, ya que suelen calentarse más rápido, siendo perfectas para los locales de hostelería. Además, el sabor que se obtiene con los fogones de gas es mucho mejor que el que se obtiene con su variante eléctrica.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta, por más obvio que pueda parecer, es la compra de suministros, como cubiertos, vajillas, vasos y menaje de cocina. Hay que adquirirlos en cantidades necesarias y de buena calidad, para asegurarse de que nunca harán falta a la hora de servir a los clientes, así como en el momento de cocinar.

Un mobiliario práctico y cómodo

­Un apartado importante a la hora de montar un local de hostelería es el mobiliario que se va a colocar. Cada proyecto buscará proporcionar un ambiente diferente, por lo que habrá que seleccionar con meticulosidad los muebles que serán utilizados por los clientes.

Un buen mobiliario de hosteleria tiene que ser cómodo, práctico y resistente, de modo que los clientes no tengan ningún tipo de problema o incomodidad a la hora de degustar los platos servidos. Después de todo, esto es parte de la experiencia que tendrá dentro del local.

Además, es importante tener en cuenta que cada local suele tener un estilo e imagen particular, y en base a eso se deberá seleccionar el mobiliario. Un negocio que quiera ofrecer un ambiente más relajante y familiar para los clientes, puede optar por sillas, muebles y mesas con diseños clásicos, con tonos suaves (lo ideal sería que concuerden con la paleta de colores de la marca del lugar). En este sentido, un material ideal para las sillas podría ser la madera, que aporta un estilo vintage y agradable.

Mientras tanto, otro tipo de negocios como los restaurantes, pueden buscar tener un ambiente más elegante y distinguido. En este aspecto, lo ideal sería buscar mobiliario de diseño, es decir, aquellos muebles de marca que pongan un énfasis más decorativo que utilitario.

Los locales de hostelería con un estilo más juvenil o energético deberían tener un mobiliario más vanguardista, con colores más fuertes (incluso será válido seleccionar el negro) y se pueden colocar sillas metálicas. Sin embargo, todo dependerá del tipo de negocio y de la imagen de marca que se busque representar.

Lo que todo el mobiliario de hostelería debería tener en común, sin importar su estilo o colores, es que sean cómodos para el cliente. Esto solo se logra con productos que sean de calidad, tanto en sus materiales como en el diseño ergonómico que siempre deben tener.

Es importante también tener en cuenta si el mobiliario será para interior o exterior. Una tendencia que se ha visto últimamente en este tipo de locales, es la colocación de mesas y sillas para comer afuera, sin embargo, será necesario adquirir mobiliario específico para ello. Después de todo, no todos los muebles pueden resistir las condiciones climáticas, y en este sentido, será necesario adquirirlos con las condiciones adecuadas para estos ambientes.