¿Qué es la logopedia?

Cuando la comunicación humana se ve alterada por trastornos como cambios de la voz, deficiencias en la audición, alteraciones del habla, del lenguaje (sea oral, escrito o gestual) y de las funciones de los órganos encargados de la respiración, comer y hablar, recurrimos al profesional de la logopedia. Ya que la logopedia es la disciplina que estudia, previene, detecta, evalúa, hace el diagnóstico y trata estos trastornos.

¿Qué hace el logopeda? ¿Y cuáles son sus funciones?

Muchos dependen de la voz para trabajar y vivir; como los cantantes, docentes, conferenciantes, actores, etc. Entonces, pudiéramos decir que el logopeda los ayuda a respirar correctamente, a utilizar bien la voz y a proyectarla como es debido; evitando así futuros daños a sus cuerdas vocales.

El logopeda también ayuda a una persona a rehabilitar las funciones que han sufrido alteración, valiéndose de las que todavía funcionan bien. Además de darle estrategias para que use bien sus habilidades; y así llevar a cabo lo más normal posible sus actividades diarias.

Así que debes asegurarte de contratar a un profesional. Por ejemplo, si estás en Andalucía, cuentas con profesionales en logopedia en Granada. En la clínica especializada BlaClinic podrás contar con la ayuda que necesitas.

También ayudan a niños a pronunciar bien las palabras, a personas con deficiencias auditivas a reconocer ciertos sonidos, desarrollar la lectura labial y a comprender ciertas complejidades del idioma, como el lenguaje escrito. A personas que han sufrido daños cerebrales pueden enseñarlas a beber, tragar y respirar de modo seguro; o a afrontar problemas de comunicación según el daño que tengan.

logopedia

¿Cuáles problemas atiende un logopeda?

Partiendo de si hay una lesión cerebral que genere déficiencias en la persona, hay que enfrentarlas mediante un equipo multidisciplinario; en el cual el logopeda trabaja rehabilitando y con terapia del lenguaje, entre otras estrategias. El logopeda puede atender los siguientes problemas:

  • Afasia: Cuando una persona que ya ha desarrollado el habla sufre una lesión cerebral, se trastorna la expresión y comprensión del lenguaje adquirido. Ejemplo: en su mente pensó en “miel de abeja” y pronuncia “miel de vieja” o pensó en “salsa bechamel” y pidió “crema pastelera”.
  • Anomia: Este trastorno implica la reducción de la expresión oral, pues se dificulta reconocer o recordar los nombres de las cosas. Puede ser ocasionado por el mal de Alzheimer.
  • Alexia: Pérdida de la capacidad de leer, a consecuencia de una lesión cerebral.
  • Agrafia: Pérdida o alteración de la capacidad de escribir.
  • Acalculia: Incapacidad de usar los números y cifras y de hacer cálculos matemáticos.
  • Apraxia: La persona no puede llevar a cabo tareas o movimientos cuando se le pide, aunque es capaz de entender la solicitud. Puede ser producido por una lesión en el cerebro, por traumatismo o por accidente cerebro-vascular, entre otras causas. En la apraxia del habla el cerebro es incapaz de coordinar los movimientos de labios, mandíbula y lengua. La ideo-motriz afecta la precisión de los movimientos de brazos y piernas o movimientos faciales (imagínate no poder pestañear). El logopeda puede hacer un buen equipo con fisioterapeutas para tratar a este tipo de pacientes.
  • Disfonía: Alteración del timbre, tono e intensidad normal de la voz y la afonía es la pérdida total de la voz.
  • Disfagia: La persona no puede tragar bien por no masticar bien, o hay problemas en el paso del bolo hacia el estómago. Esto lleva a que la persona se atragante y sufra malnutrición. Puede ser causada por traumatismo o vejez (presbifagia).

Como vemos, su campo de acción es muy amplio. El logopeda puede trabajar con otros especialistas como fisioterapeutas, otorrinolaringólogos, odontólogos, odontopediatras, foniatras, psicopedagogos, nutricionistas, cirujanos maxilofaciales, etc.

Puede atender a pacientes desde la primera infancia hasta la tercera edad. Es un profesional que está en constante evolución, pues tiene que investigar mucho. Así que, si necesitas acudir a este especialista, no dudes en hacerlo; pues por mejorar o preservar nuestra capacidad comunicativa y comer y beber seguro, bien vale la pena el esfuerzo de someternos a los tratamientos y ejercicios que prescriban los profesionales.